Natural o Sintético ¿Qué césped poner en mi jardín?


En sus primeros tiempos el césped sintético tenía un aspecto similar al plástico. Con textura ruda y monocromático el césped sintético tenía una funcionalidad meramente deportiva, sin tener en consideración la comodidad y estética necesaria para poder compararse con el césped natural. Hoy en día, y gracias a los avances tecnológicos y las investigaciones realizadas, se han conseguido diferentes productos que imitan a la perfección la suavidad, comodidad y estética de un césped natural, pero sin los inconvenientes de su mantenimiento y riego.

La principal ventaja de este césped sintético de última generación es precisamente el ahorro, tanto en agua como en horas de trabajo. Cada año que pasa tenemos menos tiempo de ocio, y se buscan elementos que nos hagan nuestra vida diaria más cómoda, agradable, y sin preocupaciones. Todo esto lo conseguimos con el césped sintético. Tener un jardín en perfecto estado durante todo el año, sin tener que dedicarle incontables horas para su mantenimiento, se consigue gracias al césped sintético.

El césped natural es un ser vivo, y como tal requiere de mimos y trabajo para poder mantenerlo en unas condiciones optimas que nos permitan disfrutar de él. Es precisamente estos trabajos los que hacen del césped natural un elemento de nuestro jardín que nos quita muchas horas de nuestro preciado tiempo.


Estos artículos te pueden interesar...

Compartir este articulo con mis amigos...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone